Certezas y riesgos del Bitcoin

por Jesús Sánchez Quiñones
19 febrero 2021

Cuando un activo como el bitcoin sube como la espuma, es trending topic en las redes sociales y alguna de las principales empresas del mundo como TESLA decide invertir parte de su tesorería en dicha criptomoneda, se crea una fiebre compradora hacia dicho activo poco racional. Se produce un bucle que se autoalimenta. Cuanto más sube el bitcoin, y más comentarios surgen sobre su evolución en las redes sociales, mayores son las búsquedas en Google sobre "cómo comprar criptomonedas", mayor el número de compras y mayor es su precio.

 

 

La moda de invertir en bitcoin llega a tal extremo, que hoy se pueden ver anuncios en marquesinas en el centro de Madrid invitando a invertir en bitcoin desde 1¤. Con el precio del bitcoin en máximos históricos, las ganancias "actuales" de los que han invertido en la principal criptomoneda son, en muchos casos, cuantiosas. Sin embargo, los riesgos de invertir, o más bien de apostar, en bitcoin son desconocidos e ignorados para la mayoría de los compradores.

 

 

Algunas certezas sobre el bitcoin.

- Es una moneda (criptomoneda) creada de forma informática. En su favor hay que decir que en sus doce años de existencia ha conseguido que el sistema sobre el que se basa no haya sido hackeado.

- La oferta total de bitcoins es limitada21 millones de unidades, de los cuales ya se han emitido (minado) algo más de 19 millones. La emisión de cada nuevo bitcoin es cada vez más difícil y requiere un enorme consumo de energía.

- El bitcoin, como el oro, no genera ninguna renta o interés. La única rentabilidad provendrá de la diferencia entre precio de venta y precio de compra.

- La opacidad en la tenencia de bitcoins hace que sea un vehículo utilizado en actividades ilícitas. La práctica totalidad de los chantajes informáticos solicitan un rescate en bitcoins en cuentas opacas.

- Ya existen mercados de derivados sobre criptomonedas, con implicación de grandes bancos de inversión.

- La volatilidad en la evolución del precio del bitcoin, con caídas de más del 80% durante 2018 y subidas de casi el 500% en los últimos cinco meses, dificulta enormemente que el bitcoin pueda ser una moneda de pago que sustituya a las monedas oficiales respaldadas por bancos centrales.

- Aun así, hasta 80 países distintos disponen de cajeros automáticos de bitcoins.

- Ha sido un activo tremendamente rentable para aquellos que hayan mantenido sus bitcoins pese a las enormes caídas intermedias. La evolución del precio del bitcoin en la última década ha ofrecido rentabilidades como prácticamente ningún otro activo.

 

Existen algunos riesgos de la inversión en bitcoin, adicionales a los advertidos por el Banco de España y CNMV.

El principal riesgo es regulatorio. Es difícil entender la severidad de las normas exigidas en prevención de blanqueo de capitales en cualquier operación bancaria y que, simultáneamente, exista la posibilidad de intermediar en bitcoins de forma totalmente opaca.

La presidenta del BCE, Lagarde, recalcaba este mismo año la utilización del bitcoin en actividades de lavado de dinero y reclamaba la necesidad de acuerdos a nivel global. Por su parte, Janet Yellen, expresidenta de la Fed y actual secretaria del Tesoro americano, comentaba en enero su preocupación por el uso del bitcoin en la financiación del terrorismo y en el blanqueo de capitales.

La capacidad de las autoridades para torpedear el mercado de bitcoin es enorme. China ha prohibido los mercados de criptomonedas y las plataformas de trading, impidiendo expresamente a las entidades financieras que intermedien o posean estos activos.

La mayoría de las operaciones con bitcoin llevan aparejadas transferencias de dinero desde y hacia los mercados de bitcoins. En la práctica, las autoridades podrían prohibir incluso dichas transferencias o imponerle enormes restricciones.

La competencia del bitcoin vendrá de la mano de las monedas digitales de los bancos centrales (CBDC), siendo una de sus características la trazabilidad de todas las operaciones por parte de las autoridades públicas. Sería llamativo que estas mismas autoridades permitieran, al mismo tiempo, la existencia de una alternativa opaca.

 

 

La subida de valor del bitcoin, y de otras criptomonedas, tiene su explicación, en gran parte, por la enorme creación de dinero por parte de los bancos centrales, con un evidente peligro de pérdida de valor de las divisas tradicionales. Como consecuencia, el bitcoin se considera un refugio de valor, en competencia con el oro. A medio plazo difícilmente los bancos centrales permitirán perder el monopolio de la emisión de moneda en favor de una moneda "privada" y "opaca".

La última vez que escribí alertando de los peligros del bitcoin fue en diciembre de 2017 tras una subida del 1.300% durante ese mismo año. Desde entonces el bitcoin se ha revalorizado otro 270%. Nada excluye que siga subiendo, sobre todo si más empresas "líderes" y con millones de seguidores incondicionales comienzan a invertir parte de su tesorería en bitcoins. Aun así, conviene conocer los riesgos que se asumen y la vulnerabilidad del bitcoin ante una futura regulación.


Compartir en: