Cómo invertir a largo plazo

por Renta 4 Chile
01 junio 2021

En lo ideal, todo depende del impulso

En lo real, de la perseverancia

 

Esta frase del novelista alemán Johann Wolfgang von Goethe representa a la perfección y buen y mal funcionamiento de los mercados financieros. Como ya hemos hablando en otras ocasiones, la inversión muchas veces se mueve por tendencias y corrientes que, más que por datos y análisis, se mueven por impulsos y emociones. De ahí que sea importante la psicología en la inversión.

Dejarse arrastrar los impulsos no es algo que vaya con una buena actuación en la inversión. Al final, tomar estas decisiones va en contra de nuestros objetivos. Es más, si vemos la evolución de los mercados de forma histórica, comprobamos que los mercados siempre suben a pesar de los cracks de la bolsa. Hoy les vamos a hablar de cómo invertir a largo plazo y sus ventajas.

Ventajas de invertir a largo plazo

Antes de nada, es importante dar explicación a por qué es tan importante la inversión a largo plazo y cómo nos beneficia. Como inversores, uno de nuestros mayores enemigos puede ser la volatilidad. Ya no tanto porque signifique que vaya afectar negativa a nuestro patrimonio (la volatilidad puede ser tanto con positiva como negativa), sino por cómo nos afecta como inversores.

Como ya explicamos en su día, si vemos movimientos bruscos de mercado podemos dejarnos arrastras por esas corrientes de subida o bajadas y cometer errores, ya sea porque salimos de una posición por miedo a perder más y no recuperar esa pérdida o por invertir en una posición porque está al “alza” y que luego esta subida sea una sobrevalorización y se convierta en pérdidas.

La principal ventaja de las inversiones a largo plazo es que el tiempo juega a nuestro favor. Volviendo a un ejemplo de un momento de volatilidad, si el miedo nos apodera y sacamos nuestra inversión cuando está habiendo pérdidas, estaremos asumiendo una caída de ese patrimonio al sacarlo de la inversión.

Por el contrario, si seguimos invirtiendo y no nos desviamos de nuestra estrategia de inversión, seremos capaces de recuperarnos de esas pérdidas negativas con el paso del tiempo. 

Pero cuando hablamos de inversión a largo plazo, ¿a qué nos referimos? Les vamos a poner ejemplos de todo tipo para que vean que hay muchas formas de invertir pensando en el  futuro.

 

Ejemplos de inversiones a largo plazo

No hay una sola respuesta a la pregunta de dónde invertir a largo plazo. Dentro de toda la gama de productos de inversión, podemos adaptar nuestra estrategia a este horizonte temporal. Vamos con algunos ejemplos:

 

01. Inversión de renta fija a largo plazo

En la actualidad y con los tipos de interés por los suelos e incluso con tipos en negativo, la inversión en renta fija se ha vuelto muy complicada. Lo que antes era el refugio de los inversores más conservadores, ahora se ha convertido en un activo financiero en el que las rentabilidades negativas a corto plazo se han convertido en una seguridad.

Aun con la esperada recuperación económica y el repunte de las rentabilidades de los bonos, para obtener buen rendimiento en este tipo de activo financiero la opción se encuentra en el largo plazo.

 

02.  Fondos de inversión a largo plazo

Los fondos son una buena opción para la inversión a largo plazo por varios motivos. Al ser uno de los principales exponentes de la gestión activa, los fondos de inversión ofrecen diversificación y poder de reacción ante los momentos de volatilidad.

La unión entre la capacidad de reacción del fondo junto con el largo plazo ofrece la mejor arma para defenderse de la volatilidad y como forma de remontar rentabilidades negativas.

Además, recuerda que inversión a largo plazo no quiere decir que siempre inviertas en lo mismo. Si en algún momento quieres cambiar tu inversión por descontento o porque cambie tu perfil de riesgo, recuerda que el traspaso en fondos de inversión no conlleva ningún cobro de comisión.

 

03. Planes de pensiones

Podríamos deducir que invertir para la jubilación es la inversión a largo plazo por antonomasia. Por ello, los planes de pensiones configuran sus características hacia facilitar la inversión a largo plazo. 

 

Por otro, su iliquidez hasta el día que te jubiles no te permitirá recuperar tu dinero en momentos de pánico bursátil. Así pues, se convierten en una muy buena opción de inversión a largo plazo. Pero recuerda que en este caso la inversión tiene que tener como principal objetivo complementar la jubilación. 

 

04. Acciones

Es posible invertir a largo plazo con acciones aunque posiblemente es la opción más complicada de todas las que hemos expuesto hasta el momento. Principalmente porque es la opción que más atención requiere por parte del inversor. Aunque sí que es cierto que se puede recurrir a las carteras de acciones, una opción de inversión hecha por expertos que te pueden ayudar en esta tarea.

Las carteras de acciones hacen una combinación de valores bursátiles con una estrategia definida. Así, podemos invertir en acciones pero teniendo en parte una guía que es la selección del analista encargado de la cartera. 

 

05. Gestión pasiva

Como ya les explicamos en su día, la gestión pasiva confía completamente en la eficiencia del mercado y que siempre va a subir. Por tanto, a la hora de invertir a largo plazo de forma activa o pasiva, los ETFs o los fondos indexados pueden ser una buena opción.

Ahora bien, ten en cuenta que la capacidad de reacción si hay temporadas bajistas en los mercados te afectarán más que en un producto de gestión activa en el que el gestor tenga capacidad de reacción.

 

Largo plazo: la filosofía slow finance trabajando para el inversor

La filosofía slow finance apuesta por alejarse de las prisas del mercado y por la toma de decisiones con la mente fría y perspectiva. Partiendo de esta base, hace hincapié en la idea de que el tiempo el que haga su trabajo y genere rendimientos. Un ejemplo perfecto de lo que estamos hablando sería el interés compuesto.

Al final, si lo pensamos cualquier hito importante en nuestra vida requiere tiempo y sacrificio y, al hablar de inversión, no es distinto. Para acabar, después de empezar con una frase de Goethe, también vamos a utilizar al autor alemán para cerrar el artículo con otra de sus frases que, creemos, sigue reflejando la importancia avance constante en el día a día: Un gran sacrificio resulta fácil; los que resultan difíciles son los continuos pequeños sacrificios.


Compartir en: