El riesgo del royalty minero en SQM y CAP

por El Mercurio Inversiones
04 junio 2021

Para los agentes, el mayor sería que la discusión parlamentaria por mayores impuestos se traspase a la nueva constitución.

Si bien el debate sobre el royalty que toma lugar en el parlamento tiene como objetivo la minería del cobre, la cual no tiene representantes en la bolsa, ha generado alertas por sus implicancias en las dos grandes compañías extractivas del IPSA: CAP y SQM.

Hasta el momento y a grandes rasgo, el proyecto busca gravar con un impuesto de 3% a las ventas de la minería, pese a que varias voces han señalado que debieran moderarse.

En dicho contexto, analistas creen que el riesgo de un mayor royalty en SQM estaría internalizado tras la caída de -25% desde mediados de enero, aunque en caso de estar en riesgo la renovación de la concesión de las pertenencias de Corfo en el Salar de Atacama, habría un espacio de caída mayor. En cuanto a CAP, todavía no estaría internalizando el proyecto de royalty.

En dicho contexto, analistas creen que el riesgo de un mayor royalty en SQM estaría internalizado tras la caída de -25% desde mediados de enero, aunque en caso de estar en riesgo la renovación de la concesión de las pertenencias de Corfo en el Salar de Atacama, habría un espacio de caída mayor. En cuanto a CAP, todavía no estaría internalizando el proyecto de royalty.

En el caso de la minera de litio, el riesgo se estaría limitando. “Con la última indicación en el proyecto de ley SQM no pagaría este nuevo royalty, dado que se propuso que se pagaría el royalty más alto entre el actual y el nuevo royalty propuesto, de manera que con la legislación actual ya se desembolsa un monto superior”, dice Jorge Carrasco, analista que cubre la acción en BCI Corredor de Bolsa. “Incluso, realizamos sensibilizaciones poniéndonos en el peor de los escenarios y agregamos el royalty propuesto del 3% sobre los ingresos e implicaría una caída de -5,2% en nuestro precio objetivo de $41.000 por papel hacia $39.360 por título, lo que quiere decir que al precio actual estaría internalizado”.

Sumado a lo anterior, en un peor escenario en que aumenta el riesgo país medido por el índice EMBI en 200 puntos base sumando el actual royalty en SQM con el nuevo, “nos da un precio objetivo de $35.313 por papel al hacer esta sensibilización”, dice Jorge Carrasco de BCI.

En VanTrust Capital también creen que el ruido del royalty está internalizado en el caso de SQM. “Está internalizando el proyecto pese a que SQM ya tuvo una negociación con la Corfo, lo que indica que el mercado no está siendo muy sutil (o teniendo en cuenta eso)”, dice Cristián Araya, gerente de renta variable en la corredora de bolsa. “Tras la caída de la acción ya se refleja una menor tasa de crecimiento en el flujo”.

Por su parte, en Renta4 ven con buenos ojos que la discusión parlamentaria apunte a sustituir los impuestos con el nuevo royalty, no a sumarlo. “No va a ser un impuesto que se sume al actual impuesto específico, sino que debería sustituirlo, y en ese sentido no tendría el impacto que se ha señalado en la prensa de llevar el impuesto hasta un 82%, sino que posiblemente se ubique en hasta un 50%, en circunstancias que otros países están en niveles del 42%”, dice Guillermo Araya, gerente de estudios en la corredora.

En Propela Inversiones apuestan a que en el Senado se podrá modificar los aspectos más negativos y que se suavice el proyecto de ley. Esa misma visión tienen Morgan Stanley y Jefferies.

“Es probable que el Senado apoye más a la industria que la cámara baja que aprobó el proyecto de ley”, dice, Christopher LaFemina, analista de renta variable en Jefferies. “Hay que tener en cuenta que la nueva propuesta no establece claramente que estas nuevas regalías deben reemplazar la estructura de impuestos y regalías existente, por lo que es posible que estas nuevas regalías/impuestos se sumen a las regalías actuales y creemos que se avecinan mayores impuestos/regalías en Chile”.

No obstante, para Morgan Stanley la preocupación no es tanto el debate actual del royalty minero, sino que esto afecte la redacción de la nueva constitución de la Asamblea Constituyente, lo que aumentaría el riesgo para SQM.

En este contexto, Morgan Stanley conversó con un experto chileno en minería y de la conversación se concluyó “1) mayores costos para las mineras chilenas derivados de la reforma constitucional de Chile; 2) mayor carga fiscal de una versión más moderada de la actual ley de royalty”, dice el departamento de estudios de la estadounidense. Junto a que el debate constitucional conllevará “nueva regulación relacionada con el agua y la tierra, el medio ambiente y la protección indígena, que probablemente resultará en mayores costos operativos y de capital”.

Sigue leyendo en El Mercurio Inversiones

 


Compartir en: