¿Expectativas de crecimiento o de inflación?

por Arturo Frei
10 marzo 2021

Las caídas en los mercados ayer no dejaron indiferente a nadie y fueron transversales a prácticamente todas las clases de activos.

El evento se relaciona claramente con la intervención de Jerome Powell, presidente de la FED, quien no estuvo a la altura de las expectativas de los agentes del mercado, los cuales esperaban más que palabras para mantener estos altos niveles de valoraciones, que muchos interpretan como burbuja, la cual ha crecido 64 trillones de dólares desde el año 2008. Es decir, el mercado esperaba, al igual como lo hizo hace pocos días el banco central en Australia, profundizar el modelo de expansión monetaria, incrementando las compras mensuales de deuda pública y privada.

Uno de los principales supuestos es que las tasas podrían comenzar a subir, lo cual también lo estaría señalando las subidas en las tasas de los bonos del tesoro. Esto podría deberse a dos factores claramente diferenciables, y que proyectan dos escenarios bastante diferentes.

El primero, de corte positivo, sería que la recuperación económica es más sólida de lo que descontaba el mercado y por ende podría comenzar a ser propicio regularizar las condiciones monetarias, lo que podría relacionarse con acelerar el camino de vuelta hacia el alza de tasas y la reducción de las compras de bonos por parte del tesoro.

La segunda posibilidad es que las tasas no estén subiendo por un posible aumento de las tasas de crecimiento esperadas, sino más bien a las expectativas de inflación, que luego de las inyecciones monetarias y fiscales, han llevado a los mercados de todo tipo de activo muy cerca de sus máximos históricos, y que ante alguna crisis de solvencia podría derivar en un alza de precios ante un shock negativo en la oferta, y también de la demanda artificial que se ha generado, sin los ahorros disponibles y más bien gracias a la impresión de dinero. Esto sin duda que sería el peor de los escenarios, lo cual sería inflación sin crecimiento económico, algo muy conocido lamentablemente por los países que han perdido el rumbo del desarrollo.

A nuestro juicio el mercado esperaba claramente que una intervención verbal, ante la amenaza latente del alza de las tasas de los bonos del tesoro, las cuales estarían alarmando al mercado. En este sentido se especulaba sobre nuevas compras de bonos por parte de la FED para absorber la gran cantidad de deuda que se encuentra emitiendo en USA.

Al parecer con lo que se está haciendo actualmente no será suficiente para mantener estos niveles en los mercados de acciones ni las tasas tan bajas como se ha prometido, por lo que en el mejor de los casos, los nuevos estímulos no irán a buscar crecimiento económico sino solamente evitar una subida de tasas que podría disparar la inflación y hacer quebrar muchas empresas ante las alzas de los costos de financiamiento.

 

Arturo Frei

Gerente general de Renta4


Compartir en: