La apuesta del mercado para el efectivo de Colbún tras vender su filial de transmisión

por El Mercurio Inversiones
31 marzo 2021

La operación de US$ 1.250 millones, dicen analista, permitiría un dividendo especial entre 10% y 20% del valor de la acción. 

Los accionistas de Colbún se frotan las manos. El anuncio de este martes de que venderá finalmente su filial de transmisión en US$ 1.250 millones, los agentes en el mercado analizan cual será el mejor futuro de esa abultada caja. Obviamente, la opción que más se repite es la de dividendos extraordinarios.

“La utilidad de dicha venta sería de $28 por acción después de impuestos y si reparte dicho monto implicaría un retorno sobre dividendo del 20%”, dice Marcelo Catalán, Jefe de Equity Research en BCI Corredor de Bolsa. “Si reparte $20 por acción implicaría un retorno por dividendo de 14%. Creemos que es altamente probable que realice un reparto de dividendo extra”.

Coinciden en Security respecto al potencial de retorno de dividendo. “Considerando un 100% de reparto de esta utilidad extraordinaria, implicaría un dividend yield extra en torno a 20%”, dice Paulina Feliú, Analista de Inversiones en Grupo Security.

En este contexto, “creemos que los inversionistas estarían anticipando potenciales buenas noticias en los próximos meses con respecto a dividendos extraordinarios”, dice Andrew McCarthy, Vicepresidente de estudios en Credicorp Capital Chile.

De acuerdo a varios analistas consultados, sus proyecciones van de un un dividendo eventual de entre $14 a $28 por acción, lo que implicaría un retorno por dividendo de 10% a 20% de una acción que cerró este martes en $142,2, tras subir en 0,51%.

Lo anterior, podría otorgar un pequeño espacio de alza adicional, explican en el mercado, si es que el directorio propone a los accionistas un dividendo extraordinario, lo que sería bien probable.

En cuanto al precio de venta, en Credicorp Capital le definieron como bueno y en BCI dijeron que la venta al múltiplo Valor Empresa en relación al Ebitda (EV/Ebitda) de cerca de 19 veces superó todas sus expectativas.

En Grupo Security destacaron que el monto acordado implica “un múltiplo EV/Ebitda de 19,4 veces si consideramos el Ebitda del 2020 y de 16,7 veces si utilizamos el proyectado al 2021, dado que la deuda a diciembre del 2020 de la filial ascendía a US$ 149.000”, dice Paulina Feliú. “Estos múltiplos están por sobre los ratios a los que transan compañías europeas comparables, los cuales están más cercanos a 10 entre veces a 12 veces el EV/Ebitda”.

En la consulta Koncept ven difícil que se reparta el 100% del dividendo. De hecho, en Renta4 sensibilizaron que al considerar la utilidad antes de impuestos de US$ 930 millones, a la que se aplicará una tasa impositiva del 32%, “la Utilidad después de impuestos sería de US$ 632,4 millones y al realizar una Política de dividendos de 50% respecto a dicho monto, se pagaría como dividendos US$ 316 millones ($13,163 por acción con un dólar a $730) y al precio de la acción de Colbún a $143,6 implica un Dividend Yied de 9,2%”.

OPERACIONES "ANTICIPADAS"

No obstante, en el mercado alertan que algunos inversores se adelantaron a la noticia dada a conocer este viernes. Esto, dado que el viernes anterior la acción de Colbún saltó 5,2% y con un alto volumen de $5.700 millones, por sobre su promedio diario reciente. “Esta acción subió 5% el viernes y fue extraño porque hoy se supo la noticia”, dice un agente que prefiere hablar de manera anónima y que explica que podría haber información privilegida. “Si uno considera que subió el viernes porque se sabía que la venta era pronto, le quedaría poco espacio para subir”.

En BCI son más optimistas y explican que “le queda espacio de alza adicional de entre el 5% al 10%”, dice Marcelo Catalán, jefe de estudios en la entidad. “Colbún. tiene un exceso de caja entre US$ 500 millones a US$ 700 millones, lo que significa que tiene caja disponible para desarrollar todos los proyectos de ERNC que quiera para desarrollar en el futuro. Esta transacción le va a entregar una holgura muy importante en términos financieros, por tanto la compañía podría destinarlo a dividendo extraordinario o M&A para adquisición de otras compañías”.

“Es probable que parte de los dineros obtenidos de la venta se destine a inversiones en Energías Renovables No Convencionales, dado que esa es la meta de la industria en el corto y mediano plazo”, dice Cristián Araya, gerente de renta variable en VanTrust Capital, quien tiene una visión positiva en la acción. “El no invertir en ERNC haría que se quede rezagada”.

En la consultora Koncept destacan que al invertir en ERNC Colbún aumentaría “su capacidad de generación, haría más sustentable su matriz energética y su negocio”, dice Rodolfo Friz, analista en la firma. “Entregar más dividendos o hacer un programa de recompra de acciones le otorgaría a los accionistas la posibilidad de realizar otros proyectos”.

El 10 de marzo JP Morgan destacó que la eventual venta de la filial de transmisión era “el principal riesgo alcista de nuestra recomednación de subponderar”, cuando le bajó el precio objetivo desde $147 a $ 155. “Aun así, creemos que podría ser un positivo excepcional, ya que Colbún ya tiene un bajo apalancamiento, crece más modestamente que sus pares y tiene dificultades para encontrar proyectos atractivos en los que invertir (ya sean nuevos o ampliaciones)”.

En Security explican que que “nuestro precio objetivo publicado en febrero de $155 por acción, ya incluía en la valorización el negocio de transmisión”, dice Paulina Feliú.

Con todo, luego del potencial dividendo a repartir, habría un efecto negativo en Colbún, dice Paulina Feliú. “La venta del negocio implicaría un ajuste en su valorización en torno a -20% (suponiendo que se reparte el 100% de la utilidad), considerando que en nuestras proyecciones el negocio de generación en Chile va perdiendo participación en el Ebitda, debido a las proyecciones de precio de energía en el largo plazo y el plan de descarbonización. Por lo tanto, mantenemos nuestra visión neutral del papel”, dice.

El Mercurio Inversiones

 

 


Compartir en: