Inquietante simulacro: CYBER POLYGON

por Jesús Sánchez Quiñones
11 junio 2021

La economía y la sociedad actual son cada vez más dependientes de la interconexión que internet proporciona. Esta realidad se ha visto acentuada con el crecimiento de la "nube" como almacén de programas y datos y del auge del teletrabajo. La interrelación actual entre el mundo físico y el mundo digital hace muy difícil separar uno del otro.

Los últimos ciberataques a dos empresas estadounidensesColonial Pipeline y JBS, han puesto de manifiesto la vulnerabilidad frente a un riesgo que no suele estar en la mente de los inversores. El riesgo a ciberataques en distintos eslabones de las cadenas de aprovisionamiento ha llevado a EE.UU. a comenzar a considerar estos ciberataques como terrorismo.

El ciberataque a Colonial Pipeline dejó fuera de servicio las instalaciones e infraestructuras del principal suministrador de gasolina de cinco estados de la costa este de EE.UU. El incidente duró una semana y provocó escasez de gasolina en muchas áreas y subidas de los precios de los carburantes en las zonas afectadas. Finalmente, la compañía pirateada decidió pagar un rescate de 5 millones de dólares (en bitcoins) a los hackers para liberar sus sistemas informáticos y poder retomar la actividad.

Hace apenas una semana, JBS, uno de los principales suministradores de carne de Estados Unidos, con una cuota de mercado del 23% (vacuno y cerdo) también sufrió un ciberataque que provocó el parón de toda su producción. De nuevo, se ha producido escasez de sus productos en muchos puntos del país. Tras pagar un rescate de 11 millones de dólares (en bitcoins) a los hackers, se ha conseguido recuperar el control de los sistemas informáticos.

En este ambiente de noticias de ciberataques aislados a empresas, va a tener lugar durante el mes de julio CYBER POLYGON 2021, un evento organizado por el Foro Económico Mundial (WEF). En este evento se simulará una ciberpandemia que podría provocar un "apagón digital" global o que afectaría a numerosas cadenas de suministros. "El ataque a una sola compañía puede poner en peligro todo el sistema".

Como explica el Foro Económico Mundial en un breve vídeo introductorio de CYBER POLYGON 2021, se pretende poner de manifiesto los riesgos del actual mundo digital. Un ciberataque con características similares al Covid 19 se extendería diez veces más rápido que lo vivido con el coronavirus. En 2003, el virus informático Slammer/Sapphire doblaba su propagación cada 8 segundos, infectando 11 millones de aparatos conectados a internet en apenas 24 horas. Como única solución a la propagación exponencial de la eventual ciberpandemia se establece la necesaria desconexión de internet de millones de ordenadores y otros aparatos entre sí y de internet. Además, esto deberá hacerse en cuestión de pocos días.

Como menciona el video, un solo día sin internet generaría elevadas pérdidas económicas, además de daños elevados en la actividad económica y serios daños sociales. Servicios esenciales como los transportes, las comunicaciones o los servicios sanitarios se verían gravemente afectados.

En octubre de 2019, apenas unos meses antes de la declaración de la pandemia del Covid 19 por parte de la OMS, el Foro Económico Mundial conjuntamente con la Fundación Rockefeller, la fundación Bill y Melinda Gates y la Universidad John Hopkins desarrollaron el Evento 201simulando una pandemia global de un nuevo coronavirus que se extendía por el mundo causando 65 millones de muertos. De hecho, algunas de las medidas durante la pandemia real, como la actuación de las grandes tecnológicas respecto a la "verificación" de la información, forman parte de la estrategia a seguir definida en la simulación realizada.

CYBER POLYGON 2021 es la continuación de la edición realizada en 2020. Aun así, la coincidencia del inicio de la pandemia global del Covid, justo después del Evento 201, seguro que atrae suspicacias y teorías de todo tipo.

En cualquier caso, como menciona el vídeo promocional del Foro Económico Mundial de CYBER POLYGON 2021, el riesgo de ciberataques es conocido, aunque generalmente ninguneado por los inversores. Como dato, sólo tres compañías, AWS (Amazon Web Services), Azure (de Microsoft) y Google Cloud, controlan el 60% del mercado mundial de servicios en la nube. La dependencia del funcionamiento de internet de un puñado de empresas claves es una realidad. Los riesgos son inevitables, aunque mitigables. Su materialización es una incógnita.


Compartir en: