Los desafíos ante el nuevo orden mundial

por Arturo Frei
11 marzo 2021

Día a día, se puede leer en los portales económicos más influyentes del mundo, conceptos que realmente sugieren que los cambios estructurales están recién comenzando y que con ellos vienen grandes transformaciones. Le han llamado “Great Reset”, y también se menciona la pérdida de la hegemonía del dólar, luego de durar hasta el momento casi 80 años como la principal moneda reserva y medio de intercambios y pagos.

Principalmente, el nuevo orden mundial, se caracteriza por dos grandes cambios que podemos constatar fielmente: el cambio del modelo económico, donde ahora vemos un dominio consensual que no cuestiona el modelo de crecimiento en base a deuda extrema, donde tanto los gobiernos como los bancos centrales han asumido un rol protagónico en la economía, lo cual no deja de recordar grandes caos como lo sucedido en los felices años veinte del siglo pasado, que terminó con la mayor crisis económica del siglo pasado y luego con una guerra mundial. El segundo gran cambio que podemos constatar, es la pérdida de posición dominante en este nuevo orden mundial de Estados Unidos, quien cayó el último año según fuentes de Bloomberg del 44% al 38% en los pagos hechos en dólar vía Swift. Una estadística similar la podemos ver en su condición de moneda reserva, donde desde el 2013 ha tenido una caída sostenida, pasando del 66% al 60% en reservas internacionales en divisas.

Los dólares no solamente se han cambiado por monedas asiáticas o por euros, sino también han buscado países que en particular sean innovadores, productivos y por ende competitivos en un mundo globalizado, pero con un nuevo orden político y comercial. Además de las divisas, las subidas generalizadas de los metales, ya no solamente por expectativas de crecimiento económico sino también como reserva de valor frente a una potencial escalada de riesgos en el papel moneda, que también ha tenido consecuencias en el boom de las criptomonedas como respuesta a las aparentes ayudas de los bancos centrales.

Lo que viene, a nuestro juicio, es una intensificación de lo mismo, con la clase política como un hegemón liderados por Joe Biden en lo político y Janet Yellen en lo técnico, decididos a aprobar en Estados Unidos nuevos paquetes de estímulo fiscal y relajación de condiciones crediticias. Esto terminará como mala deuda y el gran desafío a futuro es poder aprovechar lo mejor posible la liquidez para lograr un mayor retorno a nivel agregado o al menos individual, con las inversiones derivadas del entorno de expansión monetaria.

El Mercurio Inversiones


Compartir en: