Los efectos que tendrá el fin del interés sobre interés en las acciones bancarias

por El Mercurio Inversiones
09 marzo 2021

Las planillas Excel con que los bancos calculan las deudas de sus clientes tendrán que cambiar de fórmula: del interés compuesto que usan hoy, pronto tendrán que pasar al interés simple. Así será cuando entre en vigencia la nueva ley de agentes de mercado y transparencia aprobada la semana pasada y que trajo una modificación relevante para el sistema bancario: la prohibición de cobrar intereses sobre intereses de las deudas atrasadas, que es la forma compuesta para calcular los costos de un préstamo.

“El Congreso chileno aprobó una ley que incluye una cláusula que prohíbe a los bancos cobrar intereses compuestos sobre pagos vencidos, dejando el interés simple como el único mecanismo generador de intereses en la moratoria”, dice la corredora de Santander, en un reporte enviado a clientes. Su departamento de estudio, al igual que el de varias intermediarias del país, analiza por estos días el efecto que esta modificación implicará para las perspectivas bancarias.

La noticia trajo incertidumbre en un sector que solo venía generando sonrisas en este arranque de año. El fin del anatocismo, como se llama a la práctica de cobrar intereses sobre intereses, impedirá al sistema financiero obtener los ingresos adicionales que generaban sus carteras de clientes morosos. “Con la eliminación de esta práctica, los bancos podrían cobrar intereses sólo sobre el capital impago, pero no sobre los intereses impagos”, explica Credicorp Capital.

La corredora señala que tras sus primeros acercamientos con las gerencias de sus bancos bajo cobertura para abordar el tema, sugieren un impacto en el ingreso de interés neto de estas entidades. “En conversaciones preliminares con los principales bancos, todavía están evaluando los posibles efectos del proyecto de ley”, dice Credicorp Capital. “Dicho esto, los comentarios iniciales sugieren que podría haber un mayor impacto en el ingreso de interés neto (NII) para aquellos bancos con más préstamos vencidos (PDL) y préstamos morosos (NPL).

Desde la corredora de Santander dicen que “todavía no somos conscientes del alcance del impacto de esta nueva regulación en las ganancias”, aunque creen que los bancos con “una mayor exposición a préstamos al consumo y un índice histórico de morosidad más alto verán un impacto más material en sus resultados finales, ya que estos dos indicadores definen la contribución de los préstamos al consumo en los ingresos netos por intereses”.

Si bien aún hay muchas dudas sobre la dimensión del impacto que tenga la normativa en el sistema, para los análisis es claro cuáles son las instituciones que más lo sufrirán, y cuáles menos. Consultada al respecto por El Mercurio Inversiones, la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras de Chile (Abif) decidió no emitir comentarios.

“Creo que la industria en general, sobre todo los bancos que están en bolsa, no deberían verse tan afectados”, dice Jorge Ríos, analista senior en Quest Capital. El estratega asegura que los grandes bancos de la industria -Santander, Bci, Banco de Chile e Itaú Corpbanca- seguirán bien posicionados a pesar del avance de esta medida.

Los analistas estiman que entre los bancos más afectados con este cambio regulatorio serán aquellos actores asociados al retail, como Banco Falabella y Banco Ripley. “Los bancos retail son los que más pierden”, señalan desde el equipo de research de Santander. “Los ingresos por intereses del consumidor de Falabella y Ripley como porcentaje de los ingresos por intereses totales son 92% y 98%, respectivamente. Además, estos bancos tienen el índice de morosidad promedio histórico más alto de la industria”.

Mirada que comparte Jorge Ríos, de Quest Capital. “El proyecto va más en la línea de poner una valla a todas las instituciones de menor tamaño, como las asociadas a retail, que su principal línea de negocio son las repactaciones, que no es el caso de los bancos”, dice.

Coincide con ello Julio Rebolledo, docente de la facultad de Economía y Negocios (FEN) de la U. de Chile. Señala que a los principales bancos del sistema no les afectará de “manera negativa muy significativamente” porque el porcentaje de la cartera en mora y deteriorada es “muy baja en comparación con la cantidad de colocaciones que tienen al compararlo con los otros bancos del retail financiero”. Además, afirma que con la reciente mejora de los índices en la cartera de mora y deteriorada de los bancos, “en términos financieros y económicos esto no debería afectar mucho sus resultados”.

“Itaú Corpbanca y Banco de Chile deberían ser los menos afectados debido a su índice de morosidad promedio histórico relativamente más bajo”, sostiene el equipo de analistas de la corredora de Santander, el cual no puede referirse a la situación de Banco Santander por tratarse de entidad relacionada.

Desde Credicorp Capital, en tanto, agregan una cuota de cautela en medio de este escenario optimista. “A primera vista, creemos que el proyecto de ley no cambiará las reglas del juego para la industria; en cualquier caso, continuaremos monitoreando todos los efectos potenciales, especialmente en los bancos bajo nuestra cobertura”.

Más pesimista es Renta4. “Sus efectos serán adversos”, dice Guillermo Araya, gerente de la intermediaria de origen español. “La medida suena bonita pero es muy mala”.

El efecto principal de esto es la desbancarización de aquellas personas que serán consideradas más riesgosas, porque simplemente no van a ser sujeto de crédito y los bancos van a preferir no arriesgarse, Guillermo Araya, gerente de Estudios en Renta4

Explica que al no poder cobrar intereses sobre los intereses, que es un costo que asume directamente el moroso, el banco simplemente va a tener que ofrecer tasas mayores a todos. “Las instituciones financieras tendrán que asumir ese riesgo de no pago y ofrecer una tasa de interés simple mucho más alta”, recalca. “El efecto principal de esto es la desbancarización de aquellas personas que serán consideradas más riesgosas, porque simplemente no van a ser sujeto de crédito y los bancos van a preferir no arriesgarse”.

En este sentido, señala que los más grandes también se verán afectados. “Los principales bancos tienen una transversalidad importante, por ejemplo Banco de Chile atiende a todo segmento de clientes, entonces posiblemente le afectará a los bancos más grandes que son más transversales, no tanto a los de nicho”, añade Guillermo Araya.

Puedes ver esta nota en El Mercurio Inversiones

 

 

 


Compartir en: