Qué cambia en 2022

por Renta 4 Chile
07 enero 2022

Algunas circunstancias han cambiado considerablemente en los últimos doce meses, que deben ser tenidas en cuenta por los inversores.

Inflación. En apenas un año la inflación se ha convertido en uno de los principales peligros para la estabilidad económica. Se ha pasado de tasas negativas en España y Alemania a registros de inflación por encima del 6,5% en España y EE.UU., alcanzándose máximos de cuarenta años.

Actuación de los Bancos Centrales. Como consecuencia del nivel de inflación y de su dudosa transitoriedad, los bancos centrales se ven obligados a cambiar su discurso y su actuación. La Fed dejará de comprar bonos al final de este primer trimestre y subirá tres veces los tipos de interés. El BCE reducirá el volumen de compra de bonos, aunque pospone la subida de tipos al menos hasta 2023. El incremento de liquidez aportado por el conjunto de los bancos centrales será sensiblemente inferior este 2022.

Menores inyecciones de liquidez desde las políticas fiscales. Las cuantiosas ayudas económicas recibidas en 2021 por familias y empresas, especialmente en EE.UU., no tendrán la misma magnitud en 2022. Aunque se aprueben nuevas medidas fiscales en EE.UU. y en la Eurozona se distribuyan los fondos del programa Next Generationel efecto directo sobre los ingresos de la familias y empresas no tendrá nada que ver con el logrado en 2021.

Menores flujos a las bolsas. El menor incremento de la liquidez por parte de los bancos centrales y la menor cuantía de ayudas directas, inevitablemente reducirá los flujos dirigidos hacia las bolsas. Las bolsas estadounidenses recibieron durante 2021 más flujos de inversión que en los veinte años anteriores acumulados.

 

 

En plena crisis energética. Los elevados precios del gas y de la electricidad, especialmente en Europa, son un riesgo considerable para el crecimiento económico y para la persistencia de la inflación. La propuesta de la Comisión Europea de incluir a la energía nuclear y al gas como "energías verdes", pone de manifiesto la gravedad de la actual crisis energética. A pesar de ello, el nuevo gobierno alemán ha seguido con el plan establecido y ha parado tres plantas nucleares, esperando cerrar las tres últimas activas al final de este ejercicio. La dependencia energética de la Unión Europea del exterior es una clara debilidad y un riesgo de consecuencias imprevisibles.

Rotura de la correlación contagios Covid, hospitalizaciones y fallecimientos. A pesar de la explosión de casos de la variante Ómicron, la buena noticia es la rotura de la correlación entre casos, hospitalizaciones y fallecimientos. La evolución en Sudáfrica, donde comenzó esta variante, es esperanzadora. Aun así, a corto plazo, el elevado número de bajas laborales puede alargar algo más los problemas en las cadenas de suministro. 

 

 

En definitiva, al margen de sorpresas hoy desconocidas, los principales focos de atención durante este ejercicio estarán en la evolución de las medidas restrictivas de la economía ante posibles nuevas variantes de la Covid, la evolución de la crisis energética y del precio de la electricidad, la evolución de la inflación y las medidas más o menos restrictivas de los bancos centrales

Feliz año. Dios lo quiera.


Compartir en: