Grandes generadoras acuden al factoring y venden US$ 450 millones en cuentas por cobrar

por El Mercurio Inversiones
20 enero 2021

Así como las pequeñas y medianas empresas tienen que vender facturas para anticipar sus flujos de caja, las grandes generadoras del país están haciendo lo mismo; es decir, acudiendo al factoring

Algo parecido a eso es lo que llevan a cabo tres grandes generadoras del país. Este martes, Enel Generación, Engie Chile, Colbún y AES Gener, anunciaron la venta de US$ 545 millones en cuenta por cobrar que acumularán con las distribuidoras, de manera de adelantar los pagos que estas deben realizarles.

Se trata de una estructura que surge con la ley de estabilización de precios de 2019, la legislación aprobada en tiempo récord y que buscaba congelar las tarifas de la luz en medio del estallido social

A través de este mecanismo, se fijan los precios de los contratos con los clientes regulados y se comienza a acumular un saldo a favor de las compañías. Estos se recuperan a medida que bajen los costos de la generación, cuando se incorporen a la matriz generación más eficiente, como la solar. 

"Así como funcionan otros sistemas de estabilización de precios, aquí se genera una acumulación de deuda y, luego, una devolución de deuda, que se realiza con diferenciales entre los precios fijados y los costos reales", dice Sebastián Novoa, director de Ecom Energía Chile. "Dada que las tarifas a clientes se fijaron por debajo del costo real, se ha ido generando una deuda importante, que se pagará con tarifas futuras que estarán por sobre el costo real, cuando este vaya descendiendo".

Aquí es donde Goldman Sachs, el banco de inversión neoyorquino, vio una oportunidad de negocios e impulsó la creación de Chile Electricity PEC, una sociedad anónima creada para comprar esas cuentas por cobrar que las generadoras tienen con las distribuidoras a raíz de este sistema de estabilización.  

"Esperábamos este tipo de venta", dice Marcelo Catalán, jefe de análisis de renta variable en Bci Corredores de Bolsa. "Cuando uno toma en cuenta los cambios que se han hecho en el sector, sobre todo pensando en el mecanismo de estabilización de precios de energía, se llega a acumular una cuenta por cobrar significativa". Señala que no tendrá un precio relevante en la acción de las generadoras, pero sí va a liberar bastante caja y entregar liquidez a todas las compañías que tenían cuentas abultadas por cobra. 

En concreto, los anuncios de este martes fueron que Chile Electricity PEC acordó la compra de hasta US$ 200 millones de cuentas por cobrar de Enel Generación,  US$ 172 millones a Engie Chile y US$ 90 millones a AES Gener. Un poco mas tarde, la generadora Colbún anunció que hacía lo mismo por US$ 95 millones. Un total de US$ 547 millones. 

La firma va a financiar esa compra con una emisión de notas con una fecha de vencimiento a 2027. Este martes, la agencia calificadora de riesgo Moody’s publicó el reporte de lo que sería "la primera emisión de papeles de deuda respaldada por cuentas por cobrar de servicios públicos en Chile". Su nota inicial es de Baa3, la nota más bajo dentro de lo que se considera grado de inversión.  Fitch Ratings también analizó los instrumentos y le asignó una nota expectativa equivalente: BBB, la última en su escala para el grado de inversión. 

"Es una operación de factoring de bajo riesgo", dice Guillermo Araya, director de estudios de Renta4. "Se trata de un negocio financiero, donde anticipas capital de trabajo y obtienes retorno, garantizadas por las futuras tarifas. Muy conveniente para un momento en que no hay papeles ofrezcan eso".

"Creemos que el escenario base del mercado no contemplaba la recuperación total de las cuentas por cobrar generadas por el mecanismo de estabilización de tarifas, por lo que esto sería positivo para las compañías, principalmente para Engie y Enel que tienen mayor exposición a clientes regulados en sus portafolios de clientes, y en menor medida a AES Gener", dice Manuel Barrientos, analista de Bice Inversiones.

Las cuentas por cobrar que pueden entrar en este acuerdo son aquellas referidas a la electricidad entregada hasta julio de 2023, y los pagos serán recibidos por las compañías luego de las publicación de los precios de nodo promedio, que son los relevantes para fijar las tarifas a clientes regulados como hogares y pymes. 

No obstante el monto acordado con Goldman no alcanza a cubrir todas las cuentas por cobrar que las compañías estiman que emitirán en el período que indica la ley. Por ello, están en negociaciones con el área de inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo que podría aportar el diferencial.  Engie, por ejemplo, señaló en el hecho esencial que tiene un potencial de vender hasta US$ 266 millones en cuentas por cobrar, lo que le da un diferencial de US$ 94 millones que podría vender aún.  En el caso de AES Gener, fuentes de la compañía señalan que ese diferencial estaría en US$ 10 millones, de acuerdo a los cálculos de septiembre, aunque podrían ser más. 

"Además faltan varios actores", dice Novoa, de Ecom. "En este esquema se sumaron solo tres grandes generadoras, pero falta Colbún y muchas otras firmas que podrían estar en una situación similar a las que suscribieron este acuerdo".  

 

El Mercurio Inversiones